[Desperdicio de alimentos] Prevención, un desafío de política pública

[Desperdicio de alimentos] Prevención, un desafío de política pública

Barbara Redlingshöfer, ingeniera del INRA francés, analiza en este artículo el Despilfarro de Alimentos en su país y en la UE, dando en el clavo en algunas de las causas que se ocultan tras la primera impresión sobre el problema.

Sin querer desvelar el contenido, que animamos encarecidamente a leer a cualquier persona interesada en el despilfarro, destacamos algunos de estos puntos clave:

  • la importancia de definir qué es el despilfarro y realizar mediciones correctas y comunes
  • la importancia vital de la concienciación, dando a los alimentos el valor que merecen
  • la perspectiva adecuada para evitar el despilfarro es considerar a los alimentos como recursos, y no como residuos
  • las leyes, por muy buenas que sean, no resuelven el problema, si sólo se limita a cumplirlas y no a cambiar hábitos adquiridos
  • las soluciones no se pueden buscar al final de la cadena, en los hogares, donde es más difícil controlar y resolver el problema, sino justo al otro lado, en la prevención.
  • ésta es una carrera de fondo: hacen falta muchos esfuerzos y mucho tiempo para obtener mejoras.

¿Cómo reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos? Esta pregunta desafía a los tomadores de decisiones políticos, dados los problemas ambientales, económicos y sociales. Durante varios años, se han probado en Francia diversas medidas de acción pública. A nivel europeo, diferentes sectores de actividad y países miembros están desarrollando estrategias para frenar el fenómeno.

Lo primero definir y ordenar

Durante casi diez años, las discusiones sobre la definición de pérdida y desperdicio de alimentos han continuado animando grupos de trabajo, reuniendo instituciones, tomadores de decisiones y ONG, decididas a abordar el tema. El resultado ha evolucionado con el tiempo y según los grupos.

En Francia, el desperdicio de alimentos se definió en 2013 como “cualquier alimento destinado al consumo humano que, en una etapa de la cadena alimentaria, se pierde, desecha o degrada” . Esta definición se adoptó en el marco del “Pacto Nacional contra el desperdicio de alimentos”, que reúne, de forma voluntaria, a actores de la cadena alimentaria, ONG y asociaciones que se comprometen colectivamente a contribuir a la reducción de residuos. El término “desperdicio” se asocia a todas las situaciones, desde la producción agrícola hasta el consumo, en las que los productos alimenticios quedan fuera del consumo humano independientemente de su destino o uso. La FAO también se refiere a una definición similar de residuos.

A veces, el término «pérdidas» se utiliza para referirse a las etapas de producción agrícola, post-cosecha y procesamiento agroalimentario, mientras que «desperdicio» generalmente se refiere a las etapas de distribución, catering, catering. y hogares. A veces, como en este artículo, los dos términos se usan juntos, “pérdida y desperdicio de alimentos”.

Se ha adoptado una definición diferente a nivel europeo, tras largas discusiones en el marco del proyecto European Mergers1 en torno a la expresión en inglés Food Waste que se refiere tanto a «pérdida y desperdicio» como a «desperdicio». Esta definición incluye no solo los productos alimenticios, sino también sus partes no consumibles que se separan durante el procesamiento agroalimentario o la preparación culinaria. La otra diferencia consiste en no considerar como pérdidas y desperdicios los alimentos y sus partes no consumibles utilizados para la alimentación animal o para bioproductos (por ejemplo, envases). Por otro lado, estos mismos alimentos compostados, metanizados, dejados en el campo y devueltos al suelo se consideran pérdidas y desperdicios. La Directiva EU / 2018/851, que modifica la Directiva 2008/98 / CE sobre residuos, introduce una definición de “desperdicio de alimentos”, término utilizado para Residuos de alimentos. En su traducción francesa: «Todos los alimentos en el sentido del artículo 2 del Reglamento CE n  178/2002 del Parlamento Europeo y del Consejo, que se han convertido en residuos « , en referencia a la europea y la obra del Proyecto Fusión. En los Estados Unidos, algunos investigadores incluso sugieren eliminar cualquier forma de recuperación del alcance el desperdicio de alimentos. Por lo tanto, solo los alimentos que se depositan en vertederos se considerarían pérdida y desperdicio (Bellemare et al, 2017).

Así, podemos observar un cambio, facilitado por la polisemia del término inglés waste, de la noción inicial de desperdicio a la de desperdicio de alimentos. Estas diferentes definiciones tienden a oponer, de manera esquemática, un enfoque centrado en la «seguridad alimentaria» a un enfoque de «eficiencia de recursos». La situación es complicada porque estas definiciones coexisten y se aplican en paralelo a diferentes escalas y por diferentes instituciones. A largo plazo, podemos esperar que la armonización se produzca al menos a nivel europeo, más allá de las iniciativas nacionales independientes.

El peso de los números

Si bien las estadísticas oficiales francesas no proporcionan datos sobre pérdidas y desperdicios, las ONG, los organismos públicos como la Agencia de Gestión del Medio Ambiente y la Energía (ADEME) y los institutos de investigación han ayudado a estimar la magnitud del desperdicio, a diferentes escalas, según el sector empresarial y los sectores. Utilizan diferentes métodos de cuantificación, tanto para producir datos, por ejemplo, pesando o escaneando productos desechados en las tiendas, como para recopilar cifras existentes, por ejemplo, analizando los balances de materiales o los balances de la empresa o las estadísticas agrícolas. En general, se debe tener cuidado al interpretar cualquier cifra comunicada sobre residuos,

Un grupo de trabajo de la plataforma europea contra la “pérdida y el desperdicio de alimentos” (PDA), creado por la Comisión Europea, está ayudando actualmente a desarrollar la metodología según la cual los países miembros deberán informar de sus estimaciones en 2022. Este grupo se basa en particular en las metodologías de reporte desarrolladas en el contexto de Fusions y en el trabajo existente de una iniciativa internacional, el Estándar de Contabilidad e Informe sobre Pérdidas y Desperdicios de Alimentos. Así, se ha puesto en marcha un trabajo de armonización a nivel europeo que tiene en cuenta la diversidad de enfoques para cuantificar pérdidas y desperdicios, y asegura su viabilidad y el esfuerzo requerido por los países miembros. De acuerdo con la directiva de residuos EU / 2018/851, la Comisión Europea está a punto de adoptar2 , además de la directiva, “una metodología común y requisitos mínimos de calidad que permitan medir el nivel de desperdicio de alimentos de manera uniforme” en todos los países de la Unión.

En cuanto a las cantidades, en Francia, en toda la cadena alimentaria y para una población de casi sesenta y siete millones de habitantes, Ademe estimó en 2016 las pérdidas y el desperdicio en 150 kilos por persona y año (Income Consulting AK2C, 2016), o una quinta parte de la producción agrícola inicial.

Para Gran Bretaña, WRAP reporta una cifra de 156 kilos por persona y año para 2015 (WRAP, 2018), sin tomar en cuenta el sector agrícola. La organización ha hecho una gran cantidad de reclasificaciones de pérdidas y desperdicios para estar en línea con el Estándar de Contabilidad e Informes de Pérdidas y Desperdicios de Alimentos.

Para la UE, el proyecto Mergers estimó pérdidas y desperdicios en 170 kg por persona y año en 2016, o casi el 20% de la producción inicial (Stenmarck et al., 2016).

La mayoría de los estudios indican que la mayoría de las pérdidas y desperdicios se producen a nivel de consumo en el hogar, aunque las cifras varíen: la Ademe destina a los hogares franceses veintinueve kilos por persona y año, y la WRAP, para los británicos, setenta y siete kilogramos.

Estos órdenes de magnitud sugieren que la estimación de la FAO realizada a finales de la década de 2000 (Gustavsson et al.  2011), cuando el conocimiento sobre el tema era escaso, y según el cual se pierde un tercio de los alimentos producidos en el planeta o desperdiciado, podría estar sobreestimada. Muchos estudios más recientes llevados a cabo en los países del Norte y del Sur sugieren que se revise esta cifra.

¿Qué medidas públicas se han tomado en Francia?

Los poderes públicos franceses han abordado el tema durante varios años, movilizando diversas palancas e instrumentos políticos (Lascoumes y Le Galès, 2007): instrumentos regulatorios y legislativos por un lado e instrumentos fiscales por otro, así como movilización de partes interesadas, información y comunicación.

La movilización de actores, información y comunicación jugaron un papel particularmente importante. Ademe lanzó su primera campaña de sensibilización en 2009. El Pacto Nacional para Combatir el Desperdicio de Alimentos se firmó en 2013.

La movilización también concierne al Estado y sus establecimientos, con un enfoque obligatorio para la reducción de residuos en sus servicios de restauración colectiva de acuerdo con la ley de transición energética y crecimiento verde de 2015.

A nivel local, el Código de Medio Ambiente establece que los consejos regionales incluyan la prevención del desperdicio de alimentos así como la recogida y valorización de los biorresiduos, de los que forman parte, en su plan regional de prevención y gestión de residuos.

Finalmente, Francia fue el primer país en votar, en 2016, una ley dedicada a la lucha contra los residuos. La obligación de los distribuidores de dirigir sus artículos no vendidos que aún son consumibles hacia la ayuda alimentaria ha sido la más publicitada de las dos secciones de la ley. El otro componente prevé la sensibilización y formación de todos los interesados. La ley Egalim (n ° 2018-938) del 30 de octubre de 2018 extiende la obligación de donación a restaurantes e industrias de procesamiento. Cabe recordar, además, que la donación de alimentos entró en el ámbito clásico de la exención fiscal para las donaciones en 2003 y desde entonces ha sido incluida en el Código General Tributario (art. 238 bis).

La implementación de estas medidas es reciente y es difícil evaluar su efecto hasta la fecha. La Dirección General de Alimentación ha encargado un estudio para evaluar el efecto de la ley de 2016 sobre la cantidad y calidad de las donaciones de alimentos a asociaciones. En cuanto a las campañas de sensibilización e información de los consumidores, su efecto sería mucho más difícil de medir.

En general, las distintas medidas de acción pública no son muy restrictivas y tienen como objetivo principal mostrar qué son las “buenas prácticas” y qué es socialmente aceptable (Cloteau y Mourad, 2016). Para los involucrados en la donación, la obligación está a nivel de medios y no de resultados. Lo que importa es si se aplica o no la normativa legislativa y fiscal, sin necesidad de demostrar eficacia.

Sin embargo, en 2013 Francia se fijó el objetivo de reducir a la mitad los residuos para 2025. Es cierto que se trata de un objetivo simbólico, como el de Naciones Unidas fijado en 2015 en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible3 .

¿Cuáles son entonces las perspectivas de reducción?

Otra perspectiva: dar a la comida el valor que realmente tiene

La acción pública proporciona un marco. Por ejemplo, fomenta la donación de alimentos en exceso y promueve prácticas domésticas más económicas, como comprender las fechas de caducidad y las sobras de cocción. Pero, a pesar de la abundancia de iniciativas públicas y privadas, los actores de “Del campo al plato” no parecen verse inducidos a cambiar de manera profunda y duradera sus prácticas (Mourad, 2016). Las principales características del funcionamiento de nuestros sistemas alimentarios, como la hiperelección, la accesibilidad en todo momento y la promoción de precios bajos, siguen siendo las mismas. Continúan promoviendo la cantidad sobre la calidad y la abundancia a expensas de las prácticas económicas.

Si bien la mayoría de los residuos, hasta un 50% según los estudios, es atribuible a los hogares, estos últimos no han sido objeto de medidas políticas más allá de las campañas de comunicación, ni siquiera de responsabilidad. Si hay consenso en torno a la imperiosa necesidad de cambiar las prácticas domésticas para reducir el desperdicio, ¿cómo hemos llegado aquí? ¿Debemos apelar a la responsabilidad de los individuos o más bien iniciar cambios profundos en las estructuras que los rodean y co-determinar sus prácticas, incluidas las prácticas derrochadoras? Mientras tanto,  diferentes corrientes científicas arrojan luz sobre la cuestión del comportamiento derrochador, como la corriente de la economía y la psicología social, centrada en el individuo, o el enfoque más político y estructuralista de los sociólogos (Hebrok y Boks, 2017, Mourad, 2018).

La prevención del desperdicio en el hogar es probablemente el sector donde la intervención pública es más difícil, dada la diversidad de condiciones sociales, mandatos y aspiraciones que influyen en las prácticas individuales. En esta etapa, las políticas de varios países se limitan principalmente a campañas de información y sensibilización sobre la prevención de residuos, cuyos efectos son difíciles de medir (Hebrok y Boks, 2017). La idea inicial es que la conciencia induciría un cambio en las prácticas, que está lejos de ser mecánico, como sugiere el trabajo sobre prácticas de consumo sustentable (Vermeir y Verbeke, 2006).

La prevención del desperdicio, en el sentido de reducción en la fuente, presenta el mayor desafío porque requiere cambios profundos en la forma en que valoramos los alimentos y en consecuencia los manejamos.

Nuestro trabajo reciente (Redlingshöfer et al.) muestran que está lejos de lograrse priorizar las acciones de prevención de residuos, antes que la reutilización y el reciclaje de excedentes, como sugiere la jerarquía de residuos. Cuestionar el retraso en la implementación de la prevención de pérdidas y desperdicios ofrece la oportunidad de cambiar la perspectiva al enfatizar la naturaleza del alimento y al definir sus características según un enfoque por el valor del alimento como comida y no por desperdicio. La prevención del desperdicio de alimentos sería entonces parte de las estrategias de consumo sustentable de alimentos que promueve tanto la calidad como la cantidad. Por tanto, la política de reducción de pérdidas y desperdicios no debe considerarse como una política de residuos sino como una política de recursos alimentarios.

Las referencias bibliográficas del artículo están disponibles aquí


  1. https://www.eu-fusions.org
  2. 31 de marzo de 2019 (artículo escrito el 15 de marzo de 2019)
  3. «Objetivo 12.3: para 2030, reducir a la mitad el volumen de desperdicio de alimentos per cápita a nivel mundial a nivel de distribución y consumo y reducir la pérdida de productos alimenticios en las cadenas de producción y suministro, incluidas las pérdidas poscosecha. «(ONU, 2015.)

Fuente: Revue sesame

Deja una respuesta